En virtud de la falta de incentivos económicos, el mal estado de las unidades, así como la falta de control de los conductores del transporte público, universidades de Cuautitlán Izcalli están optando por la contratación de servicios privados para el traslado de sus alumnos en condiciones de mayor calidad.

La decisión de las autoridades universitarias, pretende mejorar la movilidad de sus alumnos, ante los constantes conflictos en combis, microbuses y camiones de transporte público. Uno de los detonantes de la medida universitaria, fue el reciente hecho registrado en Nezahualcóyotl, donde una pequeña fue víctima de actos violentos en el interior de un transporte de ruta.

En este sentido, se percibe que entre las graves anomalías de los concesionados se encuentra la falta de control de los choferes, quienes carecen de licencia-tarjetón para realizar su labor.

Entre la comunidad universitaria se percibe una falta de control por parte de la Secretaría de Movilidad Estatal, así como de la policía municipal.

Cabe destacar que el ejemplo del uso de transporte privado para alumnos universitarios ha sido sólidamente retomado de lo ocurrido en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), quien inclinó los argumentos jurídicos a su favor ante instancias federales para incluir el servicio del “Potrobús”, que no compite ni competirá con los concesionarios del autotransporte en el Valle de Toluca.