Autoridades del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli acompañados de la policía municipal desmantelaron y retiraron a trabajadores de la pista de hielo colocada en la explanada del palacio municipal bajo el argumento de una rescisión de contrato y embargo de las instalaciones propiedad de la empresa Paradise Rink Entertainment Group.

De acuerdo con el representante de la empresa Paradise Rink, el Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli fue el que incumplió con el contrato al no instalar una línea de voltaje especial para el funcionamiento de la pista lo cual, afirmó, está estipulado en el documento cuyo monto asciende a más de 1 millón 500 mil pesos.

Consulta la nota completa en El Sol de Toluca